Cuidados y Mantenimiento

  • Los relojes se diseñan para resistir una presión de 3 bar (30 m/100ft ), 5 bar (50 m/165 ft), 10 bar (100 m/330ft ), 20 bar (200 m/660ft ) o 30 bar (300 m/1000 ft). Se recomienda efectuar un control de hermeticidad una vez al año en un centro autorizado.

  • El valor de estanqueidad del reloj se mide en condiciones ideales y disminuye con el paso del tiempo. Para obtener una medida práctica, quite un cero y multiplique por dos el valor de fábrica. Por ejemplo, si pone 100 metros, no lo sumerja mas allá de 20 (10 x 2).
  • No se debe exponer los relojes a campos magnéticos intensos, emitidos por altavoces, teléfonos móviles, escáneres de los aeropuertos u otros aparatos electromagnéticos, debido a que los campos magnéticos pueden alterar la precisión del reloj.
  • Evítese el contacto directo con disolventes y detergentes industriales o domésticos, perfumes, productos cosméticos, entre otros, que puedan dañar los componentes del reloj.
  • Le aconsejamos que limpie regularmente el reloj (excepto la correa de piel) con un trapo suave y agua templada con jabón o el líquido utilizado para lentes.
  • Si el reloj estuvo inmerso en agua salada, sumérjalo 30 minutos en agua dulce y luego deje secar por completo.
  • Siempre debe cerciorarse que la corona o perilla del reloj esté cerrada (bien pegada o enroscada a la caja) para evitar el ingreso accidental de polvo o agua.
  • No exponga su reloj a altas temperaturas (sauna por ejemplo).

RELOJES MANUALES

A este tipo de mecanismos, hay que darles cuerda girando la corona en el sentido que le indique la vendedora al momento de la venta. Cuando la corona no permita girar más es el momento en el que la carga esta completa.

La autonomía de un movimiento mecánico de cuerda manual es de aproximadamente 40 horas, dependiendo del modelo y la marca. Una vez transcurrido este periodo, el reloj dejará de funcionar por falta de cuerda. En dicho caso, lo único que debe hacer es dar cuerda manualmente al reloj para que funcione durante el periodo de tiempo indicado en las especificaciones técnicas del mismo.

  • La forma correcta de cargar un reloj mecánico es realizando de 15 a 20 giros de corona (siempre en la misma dirección), hasta que el segundero comience a andar.
  • Siempre dar cuerda al reloj antes de cambiar la hora.
  • Dar cuerda despacio, pues de hacerlo bruscamente los dientes de las ruedas de transmisión pueden sufrir daños.
  • No cambiar el mes ni la fase lunar ni usar el ultra rápido para cambiar fechas cuando las manecillas del reloj estén en posición entre las nueve y las tres.
  • Evitar el exceso de temperatura, ya que el lubricante del mecanismo puede llegarse a evaporar.
  • No utilice el reloj mientras practica deportes como tenis, golf u otros que produzcan impactos. Forzar el mecanismo a dar cuerda causará una disminución de su precisión.
  • No dar cuerda u hora al reloj mientras lo lleve puesto. Podría torcer el eje de la corona.
  • Si no usa el reloj asiduamente, debe darle cuerda al menos una vez al mes.

RELOJES AUTOMÁTICOS

Los mecanismos automáticos realizan la carga de manera autónoma gracias a un rotor (o rotores en algunos casos) que giran siempre y cuando el reloj este en movimiento. Por lo tanto, el proceso de cuerda automática está directamente relacionada con el movimiento del brazo en el que se lleva el reloj.

Si el reloj se encuentra en posición estática ira perdiendo la energía hasta detenerse, esto dependerá de la reserva de marcha del mecanismo. Antes de volver a utilizarlo, dele cuerda manualmente dando aproximadamente 20 vueltas a la corona en el sentido de las agujas del reloj para garantizar que funcione correctamente en todas las condiciones.

RELOJES DE CUARZO

Funcionan con la incomparable precisión del cuarzo. Su autonomía está en función a la duración de la batería, entre 18 a 24 meses y varía ligeramente en función de los hábitos del portador y de la temperatura ambiente. Del mismo modo, la temperatura ambiente puede afectar a la precisión de los movimientos de cuarzo y provocar variaciones del orden de entre -0,5 y +0,7 segundos al día. La intervención del usuario se limita a realizar un ajuste de la hora y, eventualmente, de la fecha si el reloj está equipado con el indicador correspondiente.

Cuando la carga de la batería este por agotarse, el segundero da saltos. El reloj todavía seguirá funcionando, sin embargo la pila deberá sustituirse a la brevedad en un centro autorizado. Su duración es de 18 a 24 meses, en función a la complejidad del mecanismo.

Siempre asista a un Servicio Autorizado para el mantenimiento de su reloj. Evite un riesgo innecesario.

Recuerde que los plazos de mantenimiento recomendados para un reloj según su antigüedad son: mecánico y automático de 2 a 3 años y de cuarzo de 2 años.